Call Center: +56 22-2335821
Whatsapp +56 9 51958965
  • Cinco motivos por los que las parejas pierden la ‘chispa’ en el sexo (y cómo evitarlos)

    Cinco motivos por los que las parejas pierden la ‘chispa’ en el sexo (y cómo evitarlos)

    La convivencia, la estabilidad, la seguridad, la cotidianidad, los problemas domésticos, la llegada de los hijos, la rutina, las discusiones. Todos estos factores son antagonistas del sexo en pareja,

    al menos del sexo satisfactorio de a dos, aún cuando son elementos frecuentes de encontrar en una relación de pareja.

    Y tampoco es poco frecuente encontrarse con la siguiente situación: una relación de pareja estable, pero con encuentros sexuales poco frecuentes –y en el peor de los casos– inexistentes. Y lo peor viene cuando comenzamos a comparar esto con el inicio de la relación en que el deseo sexual era resistente a todo, incluso al agotamiento, a la sobrecarga laboral o a la falta de sueño, la pregunta que viene a continuación es evidente: ¿Qué nos pasó?

    Según explica Natalia Guerrero, directora de la escuela transdisciplinaria de sexualidad (Etsex) y sexóloga de la clínica de Medical Sex Center, “esto pasa por varios factores. Por un lado, hay muy poca educación afectiva en cuanto a la importancia que tiene la seducción en una relación de pareja de largo plazo, por lo mismo, las personas le dedican poco tiempo y energía a esto, porque no saben cuán importante es”.

    Pero hay muchas otras razones más que pueden hacer que una relación decaiga en los niveles de pasión.

    1. Pensar que el amor basta

    Se tiene la idea o más bien la fantasía de que cuando se está en una relación de pareja el amor todo lo puede, que tan solo basta tener este sentimiento para que todo marche bien, incluyendo el sexo. Si bien el amor es la base de toda relación, es muy distinto al deseo sexual.

    Prueba de ello es que a veces se puede amar a alguien, pero no desearlo. Por ende, el amor no basta para mantener viva una relación, ya que hay otros factores a tomar en cuenta como la conquista, la seducción y todas las acciones que hacemos para preservar y alimentar el erotismo en pareja.

    2. Dejarse estar

    Esto es muy común entre personas cuando una relación se vuelve estable. De pronto, se pierden las ganas de estar atractivo para el otro, de seducirlo y conquistarlo, ya que se suele tener la sensación de que no es necesario y que esto es propio tan sólo del inicio de la relación.

    Pero la verdad es que no funciona así, ya que la seducción siempre debe estar presente en cada etapa de la relación para mantener la pasión viva.

    3. Sucumbir ante la rutina

    Hay otro gran mito que la mayoría de las parejas validan. Es que es ineludible que después de cierto tiempo (meses o años), el sexo se vuelva aburrido y mecánico, porque esto es parte de la vida. Error.
    Es cierto: puede volverse monótono. No obstante, el sexo es un trabajo en equipo en que hay que reinventarse. Hay muchas formas para hacer esto, por ejemplo, se puede innovar en las posturas sexuales, en los escenarios, se puede incorporar lencería erótica, disfraces o juguetes sexuales.

    4. Dejar discusiones sin resolver

    Muchas parejas creen que discutir o pelear es malo para la relación, por lo que lo evitan, prefieren decir que “sí” a algo que en verdad quieren decir que “no” para evitar entrar en conflicto con el otro o incluso deciden evitar ciertos temas para no armar problemas.

    Sin embargo, todo esto tan sólo hace que se vaya acumulando resentimiento y molestia por ambos miembros, ya que el no hablar de los problemas o diferencias, no hacen que éstos desaparezcan o dejen de existir. Todo lo anterior, puede llevar a que el deseo de uno de los miembros de la pareja, o de ambos, vaya decayendo.

    5. Olvidarse del rol de pareja

    Esto tiende a pasar con la llegada de los hijos. Si bien es cierto que los bebés requieren de mucha atención y cuidados, hay que intentar no olvidar que además de ser padres, se es pareja.

    Por ende, hay que ir buscando la manera de ir rescatando y resguardando los espacios de intimidad, por complicado que pueda parecer en un inicio. Por lo mismo, prácticas como el colecho, debe tener ciertos límites, ya que una de las grandes razones por la que las parejas que son padres dejan de tener sexo, es porque el hijo duerme todas las noches con ellos en la cama, lo que reduce los espacios de intimidad y no sólo para un encuentro sexual, sino que también conectarse como pareja.

    Publicado en Biobio: https://goo.gl/ypriHL

    Deje una respuesta →

Dejar una respuesta

Cancel reply

Nuestro Facebook

Popups Powered By : XYZScripts.com