Call Center: +56 222152400
Whatsapp +56 9 51958965
  • La real importancia del sexo en una relación de pareja

    La real importancia del sexo en una relación de pareja

    Hoy para muchas parejas el tener mucho sexo es sinónimo de una relación exitosa, sin embargo, no siempre es así, ya que influyen muchos otros factores. En esta nota, nuestra sexóloga Natalia Guerrero desmitifica algunos conceptos errados acerca del sexo de a dos y hace un llamado a tomar mayor consciencia sobre el erotismo en pareja.

    Hoy prácticamente está todo sexualizado, desde el comercial de la televisión de alguna marca de cerveza, pasando por alguna escena romántica de una película, la publicidad, los programas y un largo listado más.
    En la actualidad es posible ver en cualquier matinal a un especialista hablando sobre sexualidad en pareja sin problema alguno y en los medios ya no hay tantas restricciones para abordar, de manera seria, este tipo de temáticas.

    Que hoy se pueda hablar más libremente de sexo es positivo, sin embargo, también ha llevado a que muchas personas se obsesionen con ciertos asuntos como el nivel de frecuencia sexual o el probar todas las posiciones del kamasutra, porque eso es lo que hacen las parejas felices en el ámbito sexual o al menos así pareciera ser.

    La ecuación de hoy es algo así como que mientras más sexo se tiene en pareja, más feliz y exitoso se es, pero cuando los números de las frecuencias no coinciden con lo que nos indican las encuestas y los estudios, cuando se tienen menos orgasmos que el promedio, según lo que nos indica alguna nota o reportaje, de pronto el sexo deja de ser una actividad entretenida y placentera, transformándose más bien en una obligación más dentro de la relación.

    En el 2016 apareció un estudio que viene a contrarrestar esto. Esta investigación fue liderada por los científicos Lowenstein, Krishnamurti, Kopsic y McDonald e involucró a 128 parejas de entre 35 y 65 años. Algunas parejas tenían una frecuencia sexual de una vez al mes, por lo que se les recomendó aumentar su frecuencia, otras siguieron con su frecuencia habitual.

    El estudio, que duró 3 meses, arrojó que el aumento de la frecuencia sexual, no aumentaba la felicidad de los participantes, es más, la disminuía, ya que se vieron en la “obligación” de tener sexo, lo que hacía que su sensación de bienestar decayera. No así los que continuaron con su frecuencia habitual.

    El estudio rescató que la cantidad de sexo en una relación de pareja no aumenta la felicidad de a dos, pero sí es determinante el sentirse con ganas de seguir teniendo relaciones sexuales de manera libre y espontánea. En otras palabras, lo que importa es la calidad, más que la cantidad y no actuar bajo presión por estereotipos que NO SON REALES.

    Natalia Guerrero, psicóloga y sicoterapeuta sexual de
    Medical Sex Center, explica que el nivel de importancia que se la al sexo “depende de cada pareja, hay parejas para las cuales el sexo es muy importante, que es el centro de la relación, pero también hay parejas que pueden pasar mucho tiempo sin sexo porque no les dedican mayor tiempo y energía a eso, porque no les interesa mayormente y también hay parejas que por cosas externas, el sexo pasa a segundo plano. Todo depende de las características de los miembros que componen la pareja”.

    “Lo que sí he visto es que se generan problemas cuando para uno de los miembros de la pareja la actividad sexual es muy importante y justo se enamora o se junta con alguien quien no le da tanta importancia el sexo, cuando hay un desequilibrio en el interés. “Esto hace que uno de los dos tenga que estar siempre cediendo y eso, a la larga, genera rabia y frustración”, agrega la especialista.

    Al ser consultada sobre esta “máxima” que indica que si una relación de pareja es buena el sexo también es bueno y si el sexo es bueno, la relación es buena también, la experta recalca que esto es tan sólo un mito y que la realidad contrasta esta idea.

    “No se cumple esto, hay muchas parejas que funcionan muy bien en el ámbito sexual, pero la relación afectiva es muy tóxica. Y también están aquellas que se lleven súper bien en el día a día, pero en el sexo no pasa nada, no hay interés, no hay un deseo por el otro”, comenta Guerrero.

    Por otro lado, la especialista también agrega algo que pocas personas saben y esto es que “el deseo y el amor, o más bien, las ganas de tener relaciones sexuales y las buenas relaciones afectivas no necesariamente siempre van de la mano”.

    Consejos para quienes quieren mejorar su vida sexual

    Ahora, si hay una pareja que quiere mejorar su vida sexual, la especialista les recomienda que “hay que trabajar para estar bien. Una buena terapia de pareja puede ser un buen espacio en el cual uno puede evaluar si hay otras opciones para que ambos se sientan cómodos, si hay concesiones que alguno de los dos o ambos pueden hacer, o también evaluar si es que al final el tema está generando tanto dolor que es mejor separarse de una manera armoniosa”.

    “También recomendaría a las personas que si no está contentos con su vida sexual, no se resignen a como que esto es lo que hay, porque tener una sexualidad satisfactoria, independiente de su frecuencia, es central en la salud general de las personas. Entonces nadie se puede condenar a no tener nunca sexo sólo porque el otro no quiere y tampoco uno puede contentarse con andar obligando al otro”, agrega.

    Por otro lado, también recalca que los juguetes sexuales, la cosmética erótica, así como también los juegos sensuales de a dos pueden ser una muy buena opción para estas parejas.

    “Si hay disposición e interés por explorar otras alternativas con las que se puedan ir rompiendo la rutina o agregando nuevos condimentos que puedan facilitar la comunicación, sirve esto y todo lo que a uno se le pueda ocurrir. Pero es importante que haya un clima para proponer cosas, ya que, sin esto, se puede hacer más daño que bien”.

    Deje una respuesta →

Dejar una respuesta

Cancel reply

Nuestro Facebook

Popups Powered By : XYZScripts.com