Call Center: +56 22-2335821
Whatsapp +56 9 51958965
  • Si la penetración vaginal duele, no lo normalices

    Si la penetración vaginal duele, no lo normalices

    • Poca excitación, insuficiente lubricación, patologías físicas o psicológicas… todas pueden estar detrás de esta situación

     

    Por Evelyn Hormazábal, periodista

    Las relaciones sexuales siempre deben ser placenteras. Cuando existe dolor o molestia durante la penetración vaginal, es un indicio de que algo no anda como debiese. Si bien muchas mujeres suelen “normalizar” esta situación, ya sea por costumbre, desconocimiento o conformidad, lo cierto es que de normal no tiene absolutamente nada.

    Antes de preguntarnos si el dolor tiene una causa orgánica o física –que es lo primero que alarma-, es importante poner atención en lo siguiente: durante el proceso de excitación, la vagina se lubrica y su tamaño crece, pues aumenta el flujo sanguíneo. Cuando en el preámbulo no ha existido una buena o adecuada excitación esto no pasa y, como consecuencia, la vagina no se humedece, lo cual es altamente probable que genere dolor tanto por el roce como también por la misma penetración.

    ¿Cómo saber si la excitación ha sido la correcta? Esto depende de cada persona. Por eso es fundamental conocer nuestro cuerpo, zonas erógenas, saber qué nos da placer y transmitírselo a nuestra pareja; sin embargo, a nivel extragenital y generalizando, podemos decir que la respiración se torna más agitada, los latidos del corazón aumentan su frecuencia y el cuerpo se manifiesta con diferentes espasmos y sensaciones involuntarias. Si esto no sucede, es necesario aumentar los estímulos, dando más tiempo al juego previo y comunicarse siempre con la pareja.

    Pese a lo anterior, hay veces en que la excitación existe y es notoriamente evidente; sin embargo, no resulta suficiente y la mujer, de igual manera, siente dolor. El consumo desmedido de alcohol, drogas, consumir anticonceptivos, estar en periodo de climaterio o menopausia, cuando la penetración es muy prolongada o el condón no es el adecuado, son factores a considerar, pues también influyen en que se manifieste el dolor. Para estos casos, la ayuda externa como el uso de lubricantes resulta ser una alternativa viable, junto con controlar las adicciones mencionadas.

    Si descartamos lo anterior, donde el proceso de excitación ha sido el adecuado y suficiente para la penetración, pero aún así hay dolor, es necesario recurrir a un profesional en salud sexual, pues la causa puede ser física o psicológica y requiere de ayuda sexológica. Dentro de esta posibilidad, se puede estar padeciendo de alguna infección, endometriosis, vaginismo, dispareunia, vulvodinea, patologías dermatológicas, entre otras, todas tratables pero con ayuda médica tanto ginecológica como sexológica, según sea el caso.

    Sufrir de dolor en la penetración no es normal. El acto sexual siempre debe ser placentero, donde el malestar no tiene lugar. Si tú o tu pareja no lo están viviendo así, la invitación es a consultar. Puedes partir con tu médico de cabecera o y si te identificaste con los puntos tratados en esta nota, en Medical Sex Center siempre encontrarás la contención y la ayuda profesional que requieres.

    Deje una respuesta →

Dejar una respuesta

Cancel reply

Nuestro Facebook

Popups Powered By : XYZScripts.com